y tropezamos de nuevo

que el humano es el único insensato que se equivoca, está en la Biblia,

que tropieza con la misma piedra y hasta se la lleva a casa como recuerdo;

yo tiendo a fiarme de la buena cara de las personas, como si en serio fuera el reflejo del alma, luego pasa lo que pasa,

desde que lo que cuentas como un secreto lo dicen en una reunión pública, lo que cuentas como una anécdota van a la otra persona y se lo sueltan, en fin, que no aprendo a pesar de mis muchos años,

pues hace poco, que hababa de decepciones, una vuelta de tuerca más: tenía algo de confianza con una chica que estaba pasando por varios problemas (salud y maritales) e iba y venía, yo le preguntaba cómo iba y tal.. hace poco me enteré que no soy menos que obsesiva y acosadora (¿?) y encima sintiendo la necesidad de dar explicaciones,

algo no estoy haciendo bien,

En un primer momento de enfado pensé ponerla a caer de un burro, soltar varios “y tú más”, bloquearla en todas las redes sociales, coincidamos o no…en fin, ataque infantil en todo su apogeo,

van pasando los días y con quien peor me siento es conmigo misma, porque no lo vi venir, porque sus silencios eran = paso de ti,

y que me suda mucho el chirri para aguantar más idioteces,

la bloqueo y punto

Decepciones

Algunas llevo en los bolsillos: la de aquel chico que, la de aquella amiga que no, la del profesor que subestimaba a sus alumnos como forma de motivar.

Siempre me han gustado chicos y chicas, más los chicos pero alguna chica también me hizo salir de mi “armario”, porque el amor lo puede todo. Sin embargo, las decepciones nunca han sido amorosas,

El amor es un juego donde puedes ganar o perder, no puedes obligar a nadier a que te corresponda,

En cambio, con tus deciones y actitudes, que sí decides, puedes hacer daño.

Hoy me he acordado de cuando era pequeña y cuando se dan la vuelta y te dejan con la pelota en la mano.

La primera fue esa, cuando no te quería nadie para su equipo; no es sólo que quedaras la última, es que ponían mala cara porque iba a su equipo. Este tormento se acabó con las clases de gimnasia en COU. En el patio del colegio me había acostumbrado a comerme el bocadillo sola.

La segunda fue cuando, concurriendo tres personas para tres puestos vacantes, dejaron la tercera libre. Lloré como hacía años que no lloraba.

Quizás me acomodo donde medio encajo, porque no quiero perder lo poco que tengo (la famosa zona de confort) y quizás me estoy perdiendo conocer al amor de mi vida o el mejor polvo que me puedan echar o la aventura más loca y salvaje (pero segura).

Es otra forma de miedo, evitar sufrir nuevas decepciones.

tip del martes

Vive ahora, hay mucho tiempo para estar muerto.

Porque al final nos morimos y nos llevamos al otro lado las ganas, los sueños, los deseos y los kilos de más o de menos,

me conozco y sé que en cada escaparate me miro, buscando una arruga, las curvas que se escapan a la faja o los tacones con andares de pato,

por un lado soy muy crítica, por otra me encanta las curvas de mi silueta en el cristal,

pero me voy a morir, señores y señoras, y la gente que me critica hoy también,

así que… vive hoy, que ya habrá tiempo para estar muerto

sábado noche

esta noche estoy sola en casa

no echan nada en la tele

entro en twitter a curiosear quién hay despierto a estas horas,

una cuenta lleva a otra: una lengua por aquí, una mano que baja por allá,

no me van las cuentas que venden sexo duro, paso sin detenerme,

otras lenguas más lentas lamen cuidadosamente,

me detengo

mi mano baja

me dejo hacer

mientras los jadeos de la pantalla

van en paralelo a los míos

 

día 2

hola a todos,

cómo va la semana….

yo hoy he estado en la biblioteca y. con motivo del día del orgullo gay, hay varios libros con portadas elocuentes, chicas con chicas y chicos con chicos: románticas, policíacas, etc.

no todo gira a meterse mano en salas oscuras (ideas preconcebidas de algunos guetos de la sociedad),

en cuanto a mi, he estado tentada a coger alguno para leer, pero no tengo edad para enamorarme, de nadie,

me han hecho daño varias veces,

no puedes volver a confiar en nadie, con ese halo de tristeza infinita con el que uno carga la mirada,

otro día hablaré sobre esto,

en al biblioteca he cogido un libro de jardinería:  ayer o durante el fin de semana vi en instagram como Alma ha montado un huerto de ciudad en su casa y me he animado yo también,

la suerte de tener terraza y toldo es que podemos escabullirnos del sol todo el tiempo que sea necesario

just me

sólo soy yo,

soy bi

de pequeña me gustaba ser princesa y me imaginaba en mi cuento de hadas con un príncipe encantador que me rescatara,

con trece sabía cómo sería mi vestido de novia, cuantos hijos tendría y en qué proporción crecería la familia,

con catorce quería ser misionera y con dieciocho tiraba mi vida por la borda por seguir una estúpida idea, la que dice que no podemos cambiar de opinión si queremos cambiar de opinión,

con cuarenta siento que voy tarde

que me he convertido en protagonista de esas historias del cambio, del ·yo puedo·

del Todos los ayeres

de reelegir el futuro a cada minuto del presente,

por eso soy flor tardía